En operativos de erradicación forzada el día 8 de agosto de 2020 por parte del Ejercito Nacional, a través de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, en la Vereda Nueva Colombia, región del Guayabero, retienen ilegalmente a 20 campesinos, amedrentándolos con ráfagas de fusil luego de que estallara un artefacto explosivo que dejó tres militares heridos. Los hechos ocurrieron luego de que el día 07 de agosto de 2020, grupos armados sin identificar acusara a campesinos de haber puesto artefactos explosivos en los cultivos a erradicar. Por su parte, la comunidad expresa que los campos minados fueron sembrados por la misma fuerza pública para legitimar los procesos de erradicación forzada y violenta.

Los hechos presentados en este comunicado ya fueron denunciados públicamente por la Red de Medios Alternativos Voces del Guayabero y el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos – CPDH. Según comunicado del CPDH, el día 07 de agosto de 2020, hombres armados sin identificar, pero que se encontraban a 400 metros del Ejercito, se dirigieron a un defensor de derechos humanos del comité, diciendo: “Nosotros no tenemos mando, nosotros vinimos solos, y les damos machete y plomo a quien se nos atraviese”. Por su parte, la Red de Medios Alternativos Voces del Guayabero denunció públicamente que, dicho grupo armado se refirió a uno de los reporteros así: “usted es el que está poniendo los explosivos, no se le haga raro cuando lo cojamos por ahí solo y vera que lo vamos a volver picadillo”.

Luego de estos hechos, el 8 de agosto de 2020 en horas de la mañana, el Ejercito adelantó operativos de erradicación forzada en la Vereda Nueva Colombia, en los cuales resultaron heridos tres militares producto del estallido de un artefacto explosivo. En respuesta, el Ejercito de manera ilegal e indiscriminada retuvo en la Finca Chimboraso a varios campesinos, en donde se conoce la identidad de: Jefferson Parrado Rodríguez, Víctor Julio Rey, Manuel Vargas, Yeison Mosquera, Alexander Navarrete, Jhon William Grueso, Eladio Caicedo, Anderson Daza, Robinson Castro y Edgar Gómez, entre otros. Además de la retención, la comunidad manifestó que se escuchan ráfagas de fusil y explosiones de granadas. Al ser ya liberados, los campesinos relatan que sufrieron de tortura a través de punta pies y coletazos de fusil, siendo al mismo tiempo estigmatizados de ser guerrilleros. Así mismo, la comunidad reporta que hubo un campesino herido, y uno desaparecido cuyo nombre es José Mercado Córdoba Rivas.

Exigimos

– Al Gobierno Nacional, privilegiar la erradicación voluntaria, con garantías de vida digna, que han propuesto las comunidades campesinas.

– A la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, cesar la estigmatización sobre campesinos que buscan soluciones y diálogo ante los operativos de erradicación. Así mismo, aclarar el paradero del campesino José Mercado Córdoba Rivas.

– A los órganos de control, Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo y Personerías, para que sean garantes de los derechos humanos de las comunidades campesinas de la Región del Río Guayabero, en el marco de los operativos de erradicación forzada.