En los lugares más apartados de la ruralidad colombiana, aún sin la presencia del Estado y sus instituciones, las comunidades campesinas siempre han sabido tramitar los conflictos menores que en sus territorios se presentan. Esto a través de diferentes instancias creadas por ellas mismas, siempre enmarcadas en la legalidad, ubicándose en este escenarios los Comité de Conciliación de las Juntas de Acción Comunal – JAC -, como la institucionalidad idónea para agenciar los conflictos comunitarios.

Con la finalidad de consolidar estas propuestas comunales, fortalecer el trámite de conflictos de forma pacífica y acercar la política pública de justicia al campo colombiano y lograr  restaurar las relaciones comunitarias, la Asociación de Desarrollo Integral Sostenible Perla Amazónica – ADISPA – en convenio con la Escuela de Justicia Comunitaria de la Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá – EJCUN – han puesto en marcha la creación de las “Terminales de Justicia Comunitaria”.

En el desarrollo de la primera sesión de trabajo de las comunidades de la Zona de Reserva Campesina Perla Amazónica, a través de la propuesta investigativa de la Investigación Acción Participativa – IAP -, se dio comienzo a las escuelas de formación, en donde en primer momento se realizó un diagnóstico de los conflictos más comunes en el territorio así como y cuáles son los mecanismos utilizados por las comunidades para dar trámite a estos. Es importante resaltar que gracias a la EJCUN uno de los puntos esenciales discutidos durante estas dos jornadas se centró en entender qué es un conflicto y cuáles son los actores que en ellos intervienen, además de evidenciar que cualquier conflicto, por menor que sea, siempre afecta al conjunto de la comunidad en donde se desarrolla.