La Asociación Campesina para el Desarrollo –ASODECAS emitió hace dos días un comunicado en el que anuncia una movilización social campesina permanente, debido al incumplimiento por parte del Gobierno Nacional frente a lo pactado en los acuerdos en el marco del Programa Nacional Integral De Sustitución De Cultivos De Uso Ilícito – PNIS.

Son casi 3.500 familias las afectadas por los incumplimientos por parte del gobierno nacional frente a la implementación del PNIS según lo pactado en los acuerdos de paz. Como se menciona en el comunicado esta situación está afectando gravemente la economía de las familias, que han tenido que buscar otros medios para subsistir.

Eduard Petro, vocero, menciona que han sido casi dos años de incumplimiento del gobierno, de un acuerdo colectivo que se firmó en abril de 2017 frente al tema de sustitución: “el gobierno hasta ahora no nos ha dado las garantías que se planteó en la hoja de ruta en ese momento y pueden mirar el contexto del territorio, que realmente, tenemos problemáticas porque las familias no tienen las garantías ni los derechos económicos, sociales que necesitan las familias en territorio”.

Como mencionó el vocero Eduard Petro, esta movilización que inició el 27 de febrero de 2019 en el Alto Sinú es “un paro político que referencia el inconformismo que tienen las personas en el territorio y los líderes comunales y sociales que hoy se ven envueltos en este incumplimiento del Estado.” En el comunicado se expresan las exigencias que se le hacen al gobierno nacional en vía de respetar la institucionalidad creada para la implementación del PNIS.

Así mismo esta movilización hasta el momento está por tiempo indefinido y desde ya hacen un llamado para que “el Gobierno se haga acreedor a la voluntad que tenemos los campesinos, a los acuerdos que se firmaron desde el 6 de abril de 2017”.

“UNIDOS POR LA VIDA, LA DIGNIDAD, LA TENENCIA DE LA TIERRA Y LA PERMANENCIA EN EL TERRITORIO”