Por: ZRC Pato-Balsillas

En memoria de uno de los primeros líderes desaparecidos en la región, Humberto Moncada, se dio a conocer el grupo de impulso de lo que se llamará La Guardia Campesina de la zona de Reserva Campesina Cuenca del Rio Pato y Valle de Balsillas.

Como una semilla que germina después de 60 años resistiendo a la guerra, como la guardia de los que aun sueñan y ríen, se identificó este grupo de mujeres y hombres de varias edades y provenientes las veredas que integran el territorio. Se graduaron este 1 de diciembre, en un homenaje celebrado en la vereda Mira Valle, tras haber pasado 128 horas estudiando y formándose en La escuela de Formación a Formadores Humberto Moncada que se realizó en el marco del proyecto de reincorporación Ambientes para la Paz, Vida digna y reconciliación; escuela básica que los introdujo a los temas de territorio, organización social, derechos humanos, resolución de conflictos y cuidado del ambiente.

La escuela se desarrolló retomando aspectos importantes para la vida campesina, en cuanto al desarrollo de la confianza y la unidad, así lo manifestó Mauricio Quesada uno de los coordinadores de la iniciativa “empezamos nuevamente a recorrer el territorio y junto con la olla comunitaria volvimos a movernos desde las veredas de Balsillas hasta Mira Valle recogiendo lugares principales en la región y siempre con un plato de comida, de nuestros propios productos, al que quisiera y pudiera llegar a las formaciones”

“Quisimos empezar con este grupo de impulso para legitimar esta figura civil de seguridad del territorio y de la vida, que tiene como objetivo velar por los intereses y la autonomía campesina, por la implementación integral de la reforma agraria” así lo manifestó otro de los integrantes y participantes al encuentro. De igual manera lo reconocen los directivos de la Asociación Municipal de colonos del Pato, AMCOP, organización que impulsó la iniciativa y quienes manifestaron que esta figura tiene años de funcionamiento en el territorio desde los primeros colonos que debían generar vínculos de confianza en aquellos que tenían al lado para poder protegerse ante las adversidades y que poco a poco se fueron reforzando con la creación de  las juntas, las asociaciones y con ellas las normas de convivencia que aún rigen en el territorio.

Al espacio también llegaron diferentes actores de las fuerzas públicas, la ONU, asociados de la zona baja del pato e integrantes del ETCR Oscar Mondragón, así como la comunidad en general que dio su apoyo a la creación y socialización de la figura en el territorio.

Aquí la declaración política de la Guardia Campesina Humberto Moncada: