A propósito de los recientes episodios de violencia en la Serranía del Perijá: El diálogo intercultural entre Yukpa y campesinos es la única alternativa para abordar el conflicto territorial existente.

Entre el sábado 15 y el domingo 16 de diciembre de 2018 un grupo de indígenas Yukpa ingresaron abruptamente a la vereda El Once del corregimiento de Llerasca en Agustín Codazzi, Cesar, y arremetieron con inusitada violencia contra las viviendas y los campesinos que allí se encontraban, los cuales fueron atacados con una lluvia de piedras y flechas que le ocasionaron heridas a un campesino que además de recibir una fuerte pedrada en la base de la cabeza fue atravesado por una flecha que se le incrustó en el abdomen. En el marco de esta acción claramente depredadora, desplegando sus flechas y, según algunos testigos presenciales, disparando con sus escopetas, una de las viviendas fue incinerada y la otra destruida luego de haber sido ambas previamente saqueadas, varios animales menores que encontraron a su paso fueron muertos, fue macheteado el ganado vacuno que tuvieron a la mano, inutilizados los elementos usados en las labores agrícolas y afectados los cultivos más cercanos.